Exfoliante sales del mar muerto - Diana Burillo
425
post-template-default,single,single-post,postid-425,single-format-video,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Exfoliante sales del mar muerto

Hola de nuevo,

¡¡¡¡¡YA ES PRIMAVERA!!!! No se imaginan las ganas que tenía de decirlo. Es, sin duda, mi estación del año favorita. Ya saben que soy de México, así que imagínense lo que disfruto con la llegada del sol y del buen tiempo. Me encanta ver cómo las flores vuelven a teñir los campos de colores, salir a la calle, levantar la vista y encontrarme bajo un manto de hojas verdes y un cielo totalmente azul o abrir la ventana por la mañana y notar un soplo de aire fresco entrando en la habitación. De verdad que me pone muy contenta saber que ya estamos en primavera 🙂 ¿A ustedes no les ocurre lo mismo?

Aprovechando que estamos a punto de cambiar los abrigos y los jerseys por prendas más ligeras que dejen a la vista nuestra piel, he pensado que estaría bien prepararles un exfoliante corporal, ¿no les parece? Así se asegurarán de darle a la primavera el recibimiento que se merece.

Para la receta de hoy utilizaremos un ingrediente con unas características muy particulares: sal del mar Muerto. Sí, sí, han leído bien. Vamos a preparar un exfoliante corporal a base de sal traída directamente del mar Muerto, considerado la extensión de agua más baja que existe en la Tierra, lo que explicaría que tenga una salinidad 10 veces superior a la del mar Mediterráneo. Pueden encontrarla en su herbolario de confianza o, naturalmente, en el Beauty Atelier de HandMade Beauty.

Al igual que ocurre con sus barros y sus aguas termales, la sal del mar Muerto se viene utilizando como producto de belleza desde hace varios siglos. Concretamente, desde los tiempos de Cleopatra, en el Antiguo Egipto. Y es que reúne una serie de beneficios que la convierten en remedio ideal para combatir enfermedades que afectan a la salud de nuestra piel como la dermatitis o la psoriasis. Su uso también está recomendado para desintoxicar el organismo, fortalecer los huesos, el cabello y las uñas, desinflamar tejidos o calmar el dolor en las articulaciones.

Este exfoliante corporal que vamos a preparar está indicado para casi todos los públicos. Los únicos a los que no aconsejo su aplicación es a los bebés y los niños, ya que una exfoliación a base de sal puede llegar a ser un tanto agresiva para una piel tan delicada. De hecho, una de las primeras cosas que tienen que hacer es comprobar el tamaño de los cristales de la sal. En caso de que sean demasiado grandes, no se apuren, ya que pueden meterla en un mortero y machacarla hasta conseguir el tamaño deseado. Un par de cucharadas grandes deberían ser suficientes.

Una vez lo tengan, no tienen más que añadir un chorrito de aceite vegetal que actúe como lubricante y ayude a que los cristales de la sal liguen entre sí y favorecer su aplicación sobre el cuerpo. Yo les recomiendo que usen uno de aguacate o de almendras, que son los que mejor le van a este tipo de exfoliante. Ambos han sido extraídos mediante un sistema de primera presión en frío y los tienen a su disposición en el Beauty Atelier de HandMade Beauty.

Ahora solamente falta por añadir un par de gotitas de aceite esencial que proporcionen a nuestro exfoliante un efecto calmante. Siempre que hablamos de aceites esenciales, la lavanda suele ser un buen comodín. En este caso, sin embargo, vamos a arriesgar un poco y optaremos por un aceite esencial de ylang-ylang que va de maravilla para activar la circulación y levantar el ánimo. No se olviden, por favor, que los aceites esenciales tienen que usarse con moderación porque su grado de concentración es elevadísimo. Especialmente si están enfermos o embarazadas, casos en los que es preferible que lo sustituyan por unas gotas de infusión (manzanilla, por ejemplo), que producen un efecto calmante similar.

¿Listo? Pues adelante: agarren la sal con sus propias manos o ayudándose de una cuchara y comiencen a aplicárselo poco a poco con movimiento circulares. Háganlo justo antes de meterse en la ducha y comprobarán la sensación de suavidad tan agradable que tendrá su piel cuando salgan.

¿Qué les ha parecido? ¿Se han quedado con ganas de conocer qué otros beneficios tiene la sal para el organismo? ¿Recuerdan las recetas con sal rosa del Himalaya que preparamos hace unas semanas?

Esto es todo por esta semana. Nos vemos de nuevo el próximo martes, en el que volveré con un nuevo vídeo con más secretos de estilo de vida saludable. Hasta entonces, recuerden: la salud es lo primero; health is the first wealth!

No Comments

Post A Comment